Los tres conceptos en inglés que tienes que aprender para sobrevivir: binge-watching, streaming y multitasking

Logo encuesta
Compartir

Interesantes conclusiones las que se extraen de esta investigación de Deloitte acerca del consumo de contenidos digitales y cómo unos y otros se complementan entre sí y afectan a los más tradicionales, no siempre de forma negativa, como cabría pensar. El estudio, basado en una larga encuesta a 2.000 individuos mayores de 14 años, muestra datos tan interesantes como estos:

- Dos tercios de los encuestados practican el ‘binge-watching’, del que ya hablamos aquí, con un consumo mínimo de tres episodios por sentada. Esta práctica no es exclusiva de quienes tienen acceso a servicios de televisión a la carta, sino que se da también entre aquellos que graban contenidos. Principalmente se hacen maratones de series dramáticas y son las mujeres las que lo practican. Los hombres son más de comedia, el segundo contenido que más se disfruta de este modo.

- Hasta un 90% reconocen hacer otras cosas mientras ven la televisión, principalmente actividades online, pero menos de una cuarta parte de estas otras actividades están relacionadas con lo que están viendo en pantalla. Los más jóvenes de la muestra llegan a hacer hasta tres cosas más al mismo tiempo que ven la televisión, pero el resto de los consultados, salvo los mayores de 68 años, hacen al menos dos. Actividades como navegar por internet, chatear o consultar las redes sociales están entre las más frecuentes.

Multitasking

- Un 73% de la muestra afirma estar más distraído durante la emisión de publicidad en televisión que cuando ven anuncios online, aunque no se muestran datos sobre el tipo de anuncio online con el que se compara.

- Más de la mitad ven películas en streaming todos los meses y de ellos, un 34% lo hacen al menos una vez a la semana. Pese a estos datos abrumadores, aún hay mucha gente que sigue comprando y utilizando los DVDs. Opciones como el alquiler o la compra tienen datos muy bajos, pese a la flexibilidad que ofrece disponer del producto para su consumo.

- Los consumidores de contenidos en streaming valoran principalmente la posibilidad de verlos en cualquier momento, sin publicidad y en cualquier lugar. La calidad de los vídeos o la amplia librería de contenidos aparecen como secundarios entre las preferencias de los usuarios.

- Pese a que las características técnicas de los contenidos no se muestren como el principal reclamo para el consumo de contenidos en streaming, una vez consultados sobre qué mejorarían en su experiencia, los espectadores, y principalmente los hombres, apuntan a un mayor tamaño de pantalla, una mayor resolución y un mejor sonido.

- La conexión a internet es el servicio más valorado en todas las franjas de edad pero la televisión de pago solo es ampliamente valorada entre el sector más adulto del estudio. Por el contrario, los más jóvenes aprecian su conexión de datos y su acceso a servicios de streaming por encima de otras formas de acceso a contenidos.

- El televisor es, definitivamente, el principal dispositivo para ver contenidos audiovisuales, seguido por el ordenador. Tablets y móviles no parecen comerle el terreno todavía, especialmente en las franjas de edad mayores.

- El hecho de que el consumo de televisión se vaya desplazando hacia otros dispositivos afecta al tipo de contenido que se consume, reduciendo notablemente el acceso a programación en directo, que queda relegada a menos de la mitad del consumo total de contenidos, especialmente en las franjas de edad más jóvenes.

- Las películas siguen siendo el contenido más demandado. Frente a ellas, las series de televisión se eligen con mucho más cuidado, pues se considera que el compromiso con ellas es mucho mayor, al ser a largo plazo y no solo un entretenimiento de un par de horas. Cuanto más jóvenes son los consumidores, más exigentes se vuelven en este sentido.

Frecuencia del uso de streaming

- Pese a que en los últimos meses se habla frecuentemente del ‘cord-cutting’ o la tendencia creciente a borrarse de la televisión de pago o ni siquiera contemplar esta posibilidad, en las encuestas aún hay una mayoría muy importante de consumidores que no piensan en dejar su servicio de televisión, ni siquiera en cambiar de proveedor. Los datos de los últimos tres años parecen bastante estables en este sentido.

- Hay unanimidad también en lo que se pide a las ofertas de cable, tanto si se trata de generaciones mayores o más jóvenes. Todos coinciden en que es mejor elegir los canales a los que se quieren suscribir, pagando solo por aquellos a los que están suscritos. Al mismo tiempo, el número de canales diferentes que se ven de forma regular se ve sustancialmente reducido, rondando la decena.

Tiempo viendo tv en directo

- En términos de influencia, publicidad y recomendaciones, los círculos sociales más cercanos a los consumidores son los que mayor relevancia tienen. Esto incluye los círculos sociales exclusivamente online, donde las personalidades más conocidas ejercen la misma influencia que los famosos a la hora de recomendar un determinado producto.

- La mayoría de los consumidores de vídeo online están dispuestos a ver publicidad a cambio de una considerable reducción del coste del servicio, tanto si se trata de consumidores ocasionales como frecuentes.

- Tan solo el 8% de los consumidores son además productores de contenidos (ya sea subir fotografías, hacer reviews de producto, mantener un blog,…). Son ellos precisamente los que consumen mayor cantidad de contenidos, principalmente en streaming.

- El 38% de los consumidores juegan semanalmente, subiendo a un 54% entre los más jóvenes. Las tabletas y los móviles son los dispositivos más utilizados, principalmente por la gran aceptación de juegos casuales que no exigen mucha dedicación ni compromiso. Mientras tanto, las consolas se utilizan mucho más que antes para utilizar servicios de streaming de contenidos.

- Pese a que la televisión, y a continuación las webs de noticias no directamente asociadas a un periódico, siguen siendo las principales fuentes de información, los medios sociales llevan varios años subiendo en influencia y se colocan ya como la tercera fuente de información, por delante de las versiones web de la prensa escrita, los propios periódicos o la radio.

Servicios más apreciados por los usuarios

Un apasionante estudio con tantos datos interesantes que es difícil trazar unas breves conclusiones, aunque podríamos apuntar unas cuantas cosas que parecen claras. De una parte, parece que los datos sostienen claramente una diferenciación entre los distintos consumos audiovisuales en función, no solo de la edad, también de los dispositivos. Así, aquellos que hace años apostaban por una desaparición de la televisión tal como la conocemos, olvidaron quizá tener en cuenta que la evolución de los programas hacia un permanente directo o una televisión de evento, la que solo tiene interés consumida en el momento en que ocurre y no tanto en diferido, podría ser la clave de su supervivencia de la televisión tradicional. Al mismo tiempo, las series y películas, menos comentados en el momento de su emisión, más propensos a ser consumidos en el muy instaurado ‘binge-watching’ o en plataformas diferentes a la propia cadena que las produce, no solo no mueren, sino que se convierten en elemento fundamental del desarrollo de la industria y la producción audiovisual para otros dispositivos, sin necesidad de adaptarse a otros formatos, con los que coexisten sin problemas.

Pese a que se consume mucho audiovisual, parece que la atención que se le presta es mucho menor cuanto más jóvenes son estos consumidores, que aun siendo capaces de hacer varias cosas a la vez, no parecen dispuestos a centrar su conversación solo en una de ellas. De la capacidad de los productores de contenidos para sincronizar algunas de estas actividades en torno a sus propuestas puede surgir una nueva relevancia social que alimente televisión y redes del mismo modo que hemos visto ya con algunos realities o eventos televisivos puntuales. No se trata de atosigar al usuario con los mismos contenidos en todas las plataformas o redes que consume, sino de intentar que ellos mismos busquen actividad complementaria a lo que se emite, porque esta merezca tanto la pena como el propio contenido principal o lo complemente dando lugar a una nueva experiencia.

Es precisamente esta deriva a las redes sociales y a la creación de nuevos círculos de influencia la que está acaparando un mayor número de mensajes directos al consumidor, mensajes no necesariamente publicitarios pero con el mismo grado de confianza o incluso mayor, con la misma capacidad de descubrimiento que antes estaba reservada a spots y cartelería. Es un público que ha cambiado por completo su manera de informarse, tanto si se trata de noticias como si son productos de consumo y ya no parece suficiente con el mensaje reiterado y machacón en medio de los programas de máxima audiencia. En este sentido también, llama poderosamente la atención el poco valor que se le da a la prensa escrita y la radio a la hora de relacionarse con las noticias. Cuanto mas tradicional el medio, más afectado parece por el nuevo círculo de confianza creado en torno a los usuarios.

Siempre da la impresión de que en materia de entretenimiento vamos con cierto retraso con respecto a EE.UU. y, en ciertos momentos, esto no ha de ser necesariamente malo. Prestar atención a la evolución de su mercado, estudiar con detenimiento los resultados de este tipo de encuestas y ver cómo reaccionan allí los productores de contenidos antes de que la disrupción nos azote de lleno, es una buena manera de estar preparados para los cambios que irremediablemente nos vienen.

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.

Crea Cultura

Crea cultura es un movimiento de Atresmedia para prestigiar la propiedad intelectual, desde la perspectiva de concienciar a la sociedad de lo importante que es la creación para nuestro avance.
Etiquetado con: , , , , , ,
Publicado en: cine, Internet, streaming, Televisión

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.