No son latas: el archivo audiovisual es nuestra historia

latas_peliculas
Compartir

Con motivo del Día Mundial del Archivo Audiovisual, celebrado el mes pasado, la UNESCO ha querido lanzar un mensaje de atención a todos los responsables de archivos audiovisuales al respecto de la conservación de estos documentos, que suponen un patrimonio impagable, uno que debemos preservar, máxime hoy en día cuando la tecnología ofrece la posibilidad de hacerlo de forma rápida y fiable.

En todos los países del mundo existen videotecas públicas, filmotecas y audiotecas que conservan algunos de los documentos más importantes de la cultura de sus gentes, de su historia, documentos que en ocasiones son obras de arte y que en otras son meros reflejos de tiempos pasados, de formas de vivir, convivir, de la manera en que se hacía radio, cine o televisión. No es imprescindible que lleven la firma de un reconocido cineasta para ser importantes, para que seamos consientes de que la relevancia de estas grabaciones es esencial para no perder el latido de una historia que, a menudo, se nos escapa, en la vorágine de la creación casi infinita que hoy en día nos inunda.

Nunca antes se ha vivido un momento en la tecnología tan propicio para la conservación de este tipo de obras que hasta hace nada exigían espacios enormes y bien acondicionados para su preservación, La creciente capacidad de compresión de datos, la creación de repositorios digitales que apenas ocupan espacio en comparación con las latas de celuloide o la posibilidad de guardar copias en más de un sitio a la vez con la misma calidad que el original, suponen un paso adelante en la capacidad de conservar nuestra historia.

En nuestro país, TVE es una de las principales responsables de la conservación del patrimonio audiovisual; no solo como productora de las mismas, también como garante de su conservación. Precisamente en TVE, con los problemas de presupuesto que ha venido sufriendo en los últimos tiempos, la tarea de mantener a salvo todo el archivo histórico de más de 50 años de televisión se ha complicado notablemente, aunque fue precisamente ese hito del medio siglo de edad el que dio el empujón definitivo a la digitalización de más de medio millón de horas de televisión, que se han ido incrementando día a día con la inclusión de toda la programación diaria de sus canales de radio y televisión. Un trabajo laborioso y con un coste nada desdeñable que, sin embargo, garantiza la conservación de un material hasta ahora difícilmente accesible y siempre expuesto a los riesgos derivados de accidentes o malas condiciones de almacenamiento.

Del mismo modo que la digitalización de algunos de los materiales más importantes y sensibles de los distintos países está hoy en día al alcance de cualquier organización pública con un coste mucho menor del que hasta ahora era necesario para una conservación mucho peor, hay otros retos que la tecnología ha mejorado sensiblemente: en este caso, el de la accesibilidad de estos documentos. La universalidad del conocimiento, del acceso a la cultura, a la creación sonora y audiovisual, estaba hasta ahora reservado a quienes podían acercarse físicamente a videotecas y fonotecas, con largos procesos de búsqueda e indexación. Hoy en día, esto se ha convertido, no solo en un proceso sencillo y casi intuitivo; en algo práctico y cómodo que debería poder hacerse desde nuestras propias casas, allá donde estemos, derribando barreras no solo tecnológicas, también culturales y, sobre todo, entre naciones.

Con las respectivas adaptaciones a las leyes de cada país que suponen la puesta a disposición del dominio público de las creaciones culturales, es en beneficio de todos que se pueda acceder a ellas de forma universal, enriqueciéndonos a todos, facilitando el reconocimiento de nuestras similitudes y diferencias, inspirándonos, recreándonos. Nunca como ahora ha sido tan sencillo y barato acceder a estos archivos que están en peligro de desaparecer para siempre, olvidados en armarios y naves industriales donde solo los más románticos acuden ya, donde las burocracias dificultan el acceso. Es bueno que la UNESCO preste atención a estos detalles. Confiemos en que los distintos gobiernos también le den la atención necesaria y no perdamos nuestra historia.

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.

Crea Cultura

Crea cultura es un movimiento de Atresmedia para prestigiar la propiedad intelectual, desde la perspectiva de concienciar a la sociedad de lo importante que es la creación para nuestro avance.
Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: cine

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.