Claudio López Lamadrid: “Es ridículo que el libro digital tenga un 21% de IVA”

Pengüin Random House
Compartir


Con una larga trayectoria dedicado a los libros, Claudio López Lamadrid es uno de los editores más reconocidos de España. Dirige la división literaria de Pengüin Random House y confía en que el libro digital será el camino de futuro de la literatura. Hablamos con él sobre propiedad intelectual, nuevos modelos de negocio en la era de las pantallas, el IVA de los ebooks…

¿Cuál es tu visión de la propiedad intelectual hoy?

La propiedad intelectual es un tema que desde el anterior Gobierno se consiguió sacar a la luz y empezar a discutir. El asunto nos acompaña a todas las discusiones del futuro o del presente de la industria, tanto del modelo tradicional de editorial como del modelo digital. La propiedad intelectual es esa gran palabra que está ahí presente y que nos obliga a cuestionarnos en cada momento lo que hacemos o lo que dejamos de hacer.

Dices en alguna entrevista que “el libro digital es la salvación de la literatura”. ¿Cómo afrontáis ese reto?

Yo creo que sí es la salvación de la literatura. Te pongo un ejemplo claro: las ediciones de libros literarios son cada vez más pequeñas y, necesariamente, cada vez más caras en papel. El digitalizarlos y tenerlos en formato electrónico va a facilitar que todo el mundo pueda leerlos, cosa que de otro modo no sucede. No sólo en España sino sobre todo a nivel mundial. Yo trabajo mucho con Latinoamérica y creo que es allí donde está el futuro de la edición. Son 400 millones de personas, con economías que crecen y que funcionan muy bien.

Pero así y todo, sé que si sacamos un autor español de 25 años, no podemos hacer una edición en Colombia, Bolivia o en Costa Rica, países en que habrá probablemente 50 ó 100 lectores potenciales de un libro así. Si hiciéramos una edición en papel allí o la llevásemos impresa desde aquí, sería tan absolutamente cara que sería imposible. Sin embargo, cuando esos libros estén digitalizados y la gente pueda acceder a ellos por internet, solucionamos ese problema. Y es en ese sentido que digo que la digitalización es, para mí, el futuro de la literatura.

En el Metro se ve cada vez más gente con ereader y cada vez menos con el libro en papel. ¿Cómo ves esa tendencia de consumo?

Habría que saber si la gente lleva ediciones legales, si son pdfs que se pasan los amigos entre sí, y luego habría que ver también qué tipo de cosas se leen. Se habla mucho de la piratería, y claro que la piratería es una lacra, pero creo que simplemente es un síntoma y que es algo que siempre va a estar ahí. Lo que debemos es intentar acotarla. Creo que es muy importante pensar que en este modelo de crisis en el que nos hemos acostumbrado a vivir, con un 40% menos de ventas, etc., es fundamental el cambio de hábitos de lectura: hay mucha menos gente que lee ahora novelas porque hay una cantidad de aparatos y de distracciones, a la altura de cualquier persona, que dificultan que la gente le dedique el tiempo que dedicábamos antes a la lectura.

Un ejemplo personal: estuvimos en Cuba antes de verano, en la Escuela de Cine, e iba con mis dos hijas, de 18 y 16 años. Durante los cinco primeros días, la wifi de la Escuela de Cine no funcionaba. Esos cinco días leyeron tres libros cada una. Los dos últimos días empezó a funcionar la wifi y se acabó la lectura, porque empezó el whatsapp, el Facebook, el Pinterest, el Instagram y todas las derivaciones habidas y por haber. Ese es el gran reto que tenemos: atraer a este público y conseguir arrancarle tiempo a la inmensidad de distracciones que tienen al alcance de la mano.

¿Las redes sociales son un nuevo competidor?

Las redes sociales son un nuevo competidor. Yo creo que es una herramienta múy útil, y las uso bastante porque creo que facilitan y posibilitan el acercamiento y el diálogo y contacto directo con el consumidor final; y eso es algo que valoro mucho porque puedo saber de qué se queja o qué opina la gente. Un ejemplo concreto de ayer: llevo dos días embarcado en una discusión en la Red por el precio de un libro que edito en papel y que la gente opinaba que era demasiado caro y me tiraban de las orejas. Yo creo que mis argumentos también estaban bien pero esa discusión me ha hecho reflexionar sobre el tipo de edición que ponemos en el mercado.

El hecho de oír los argumentos enriquece. Por mucho que la mayoría de las veces estén teñidos de una hostilidad que no sabes muy bien de dónde viene, que es el elemento negativo de las redes sociales: que la máscara te permite atacar a la gente…Pero sin embargo, si quitamos todo eso, el resultado es que hay una reflexión muy interesante que antes no se podía dar y que ahora se da gracias a las redes sociales. Yo he aprendido mucho con redes sociales: es una fuente de conocimiento muy interesante de lo que piensa la gente.

¿Una de las claves del ebook está en el precio?

Sí, el precio es importante. Pero hablábamos con [el también editor] Roger Domingo y compartíamos la sensación de que, por mucho que bajáramos el precio de los libros, tampoco conseguiríamos mucho más. Algo más conseguiríamos pero no evitaríamos que la gente que se lo baja se lo siguiera bajando. A mí me preocupa la educación. Convencer a la gente de que la cultura no es gratuita. A mí me preocupa, por ejemplo, la incapacidad que yo tengo de convencer a mis hijos de que paguen lo que consumen.

Me preocupa ver un montón de gente que tienen estudios superiores, sueldos millonarios y cuyo deporte es coleccionar el mayor número de películas descargadas… Está tan imbricado en nuestra sociedad, que veo dificilísimo convencer. Y por eso creo que lo que hacéis con Crea cultura es un trabajo muy importante para educar al público.

libro

¿El futuro pasa por los nuevos modelos de negocio como 24symbols, etc.?

Nosotros creemos que los libros tienen que estar en todos los formatos posibles. Tienes que facilitar el contenido en libro físico, en libro digital, en método de suscripción, en método de préstamo…cuantos más, mejor. Nosotros participamos en muchos de ellos, y será un sistema más de venta.

¿Vamos más de un producto a un servicio?

Por esa parte será un servicio, pero seguirá siendo un producto. El esfuerzo es por ampliar el campo de visión. Era el libro del que discutíamos ayer, Esto es agua (de David Foster Wallace), que es un texto que está libre en la red -te lo puedes descargar gratis- y que nosotros tenemos a 1,49€ en formato digital y a 9,95€ en una edición muy cuidada para regalar en papel. Me decían que no puede ser que el libro sea tan caro y estoy de acuerdo, pero tampoco podemos dejar de lado las ediciones de regalo. Porque hay gente que les gusta las ediciones limitadas o que le gusta regalar un libro que sea de tapa dura y que valga un cierto precio.

¿Qué opinas del IVA de los ebooks? 

Me parece que, mientras no se solucione ese tema, que nos sigan acusando a los editores de vender los ebooks demasiado caros es directamente otro insulto más a la cultura. Es que es ridículo que el libro físico tenga un 4% y el libro digital tenga un 21%. ¿Cómo podemos avanzar con este sinsentido? No tiene razón de ser. Lo que espero es que baje el IVA del electrónico, porque como la opción sea que encarezcan el libro físico, que es lo último que se está hablando que igual hacen, puede ser peor. Ya sólo nos falta eso…

 

Crea Cultura

Crea cultura es un movimiento de Atresmedia para prestigiar la propiedad intelectual, desde la perspectiva de concienciar a la sociedad de lo importante que es la creación para nuestro avance.
Etiquetado con: , , , , ,
Publicado en: ebook, entrevistas, literatura

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.