Cómo conseguir una buena cita en internet

Citar en la red es enlazar, agradecer, reconocer al autor de un trabajo
Compartir

Ligar es enlazar. No vamos a hablar de cómo tener éxito con las aplicaciones y plataformas de citas amorosas o sexuales (dating), sino de cómo se debe citar un contenido en internet, aunque -en cierta forma- ambos tipos de citas tienen cosas en común.

Citar es, según el Diccionario de la Lengua Española: “avisar a alguien señalándole día, hora y lugar para tratar de algún asunto” y también: “referir, anotar o mencionar un autor, un texto, un lugar, etc., que se alega en lo que se dice o escribe”.

En el fondo, cuando se cita un autor y un texto, se está dando una cita al lector con ese autor, en un determinado lugar (la fuente), no sólo para que corrobore el texto citado, sino para que continúen esa conversación.

Contra el plagio. Para empezar, hay que destacar la importancia de citar bien un texto y, sobre todo, al autor del mismo, porque, desde el punto de vista de la propiedad intelectual, no hacerlo supone atribuirse la autoría del mismo, es decir, “plagiarlo”.

Últimamente hemos tenido noticias de plagios, que, en el ámbito universitario, son especialmente sangrantes, puesto que -se supone- los profesores e investigadores son los primeros que deberían respetar el trabajo de sus compañeros… y alumnos.

No hacerlo puede suponer una pena de prisión de seis meses a cuatro años, si se plagia “con ánimo de obtener un beneficio económico directo o indirecto”, como se establece en el artículo 270.1 del Código Penal.

El derecho (y deber) de cita. Por otra parte, el artículo 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual define qué es una cita y qué requisitos debe cumplir: “la inclusión en una obra propia de fragmentos de otras ajenas… indicando la fuente y el nombre del autor”. Dice este artículo que la inclusión es lícita siempre que “se realice ‘a título de cita’ o para su análisis, comentario o juicio crítico”; con lo cual la cita puede ser aislada y no hace falta que vaya acompañada de dicho análisis, comentario o juicio crítico.

También dice la LPI que: “tal utilización sólo podrá realizarse con fines docentes o de investigación, en la medida justificada por el fin de esa incorporación”, pero este requisito puede y debe, a nuestro entender, interpretarse ampliamente.

Estilos de citas. Existe una norma internacional (ISO 690) que da las pautas mínimas para las citas bibliográficas de documentos impresos y publicados. La última edición es del 2010 y ha sido traducida al español por Aenor, en 2013 (Wikipedia).

Las citas de las publicaciones en papel se hacen siguiendo alguno de los múltiples estilos que hay. Los más usados son: APA (American Psychological Association), MLA (Modern Language Association), Harvard y Chicago / Turabian.

A medida que se han generalizado las publicaciones online, han surgido también normas (o adaptaciones de normas ya existentes) o recomendaciones, para citar una página web o, en general, recursos electrónicos. Cumplir todas estas normas puede parecer complicado, pero afortunadamente hay  gestores de referencias bibliográficas (Zotero, Mendeley, RefWorks…) que facilitan este trabajo.

Incluso los propios editores de texto, como el Word, tienen incorporada una función para poder incluir referencias bibliográficas en alguno de los estilos más utilizados, así como “plantillas” que se pueden descargar.

captura-de-pantalla-2016-12-13-a-las-18-29-42

 

La “vía” no es la fuente, ni la autoría. Poco se habla del sentido que tiene esta forma de citar las obras que están en red, porque, existiendo el enlace directo a la fuente, parece que es el modo más eficaz y cómodo de hacerlo, aunque está bien incluir los otros datos, por si fallara aquél.

El problema es cuando no tenemos mucho espacio para incluir tantos datos, por ejemplo, en un tuit. ¿Cómo debemos citar un contenido de una web, documento “on line”, post de un blog o de una red social -como Facebook- o, incluso, otro tuit? Lo más importante es insertar el enlace a la fuente original y, si es posible, incrustar o “embeber” el contenido original en el propio tuit; pero, si hay espacio suficiente, se debe citar, al menos, el nombre del autor y la fuente.

Se ha puesto de moda citar la “vía” por la que se ha conocido un contenido, pero, en mi opinión, es un dato secundario (o terciario), que no debe preferirse al autor, y que no debe confundirse con la fuente (original) en que se ha publicado. Por eso, lo más correcto, además de insertar el título y el enlace, es citar al autor (precedido de la preposición “por”), la fuente original (precedida de la preposición “en”) y, por último, la “vía” (o fuente indirecta) por la que se ha tenido conocimiento.

Malas prácticas de los medios de comunicación. Resulta preocupante que la mayoría de APIS que se usan los medios digitales para difundir las noticias en las redes sociales estén programadas para que, por defecto, inserten sólo el titular, el enlace directo a la noticia y el nombre del medio. Y al citar el nombre del medio, la mayoría de ellos antepone la palabra “vía”, cuando deberían anteponer la preposición “en”, dado que es la fuente “en” la que se publica la noticia. Por ejemplo, @elconfidencial lo escribe correctamente.

Pero lo más grave, a nuestro juicio, es que se prefiere poner la “vía” a la “autoría” y casi nunca se incluye el nombre del autor, salvo, por ejemplo, en @el_pais, cuando se trata de una tribuna de opinión con “firma”.

Creo que deberían cambiarse estas malas prácticas y citarse siempre el autor del contenido con la preposición “por” y el nombre de la fuente con la preposición “en”, reservando la “vía” para una fuente indirecta (por ejemplo, otro usuario de Twitter).

Mientras tanto, yo intentaré seguir escribiendo “a mano”, cuando pueda, el nombre del autor del contenido original (o su cuenta de Twitter, si la tiene), como un justo reconocimiento a su trabajo y una reivindicación del derecho de autor y el de cita.

Nota del 14/12/2016 a las 13,31: Internet es una caja de talento que brota con cada nueva idea, de personas que quieren enriquecer lo que han hecho otras. El periodista José Sánchez Daze ha comentado con el autor de este artículo sus impresiones por Twitter. Del diálogo entre ambos entre bromas y veras ha nacido una imagen que merece la pena que pongamos aquí para disfrute de todos:

captura-de-pantalla-2016-12-14-a-las-13-28-29

 

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.

Borja Adsuara

Experto en Derecho y Estrategia Digital. Vocal de la Sección Primera de la Comisión de Propiedad Intelectual.
Etiquetado con: , , , , , , , , , ,
Publicado en: Internet, Redes Sociales, Twitter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.