Me llega una reclamación por copyright en Youtube. ¿Qué hago?

youtube
Compartir

Estabas tan contento con tu canal de Youtube, que te permitía publicar vídeos familiares y compartirlos con tus cercanos, o vídeos con los que mostrarle al mundo tu talento musical a la guitarra…y de pronto ¡zas! Ves cómo uno de tus vídeos desaparece por una reclamación de derechos de autor que ha hecho alguien. Y lo que es peor, que Youtube te advierte de que, durante tres meses, tienes algunas de tus funciones restringidas. Ya no puedes obtener ingresos por la publicidad insertada en tus vídeos, ni emitir un evento en directo ni, por supuesto, hacer reclamaciones sobre contenidos tuyos a otros canales de Youtube.

Pasas a ser ‘sospechoso’ de infringir los derechos de autor de quien te ha reclamado. Y no sabes bien por qué. Lo primero que verás es un faldón rojo en la parte de arriba de tu pantalla al entrar en Youtube. Si lo pulsas, te llevará a la página de la reclamación, que puede ser de dos tipos:

Reclamación que no exige la retirada de tu vídeo:

retirada_youtube2

En este ejemplo hay tres reclamaciones distintas. Una por el contenido audiovisual y dos por trozos de música que lleva el vídeo y que, lógicamente, son músicas compuestas por alguien que tiene todo el derecho a elegir si se utilizan por terceros.

En el ejemplo de arriba, se trata de un programa de televisión que un usuario subió a su canal de Youtube. La productora (Endemol Shine Iberia), dueña del producto que creó con esfuerzo, puede elegir si pide eliminar el vídeo o, como en este caso, si permite que siga colgado en tu canal. Eso sí: a cambio de dar el OK a que mantengas su programa colgado, ellos se llevarán los ingresos publicitarios que se generen por medio de anuncios que Youtube ponga a ese vídeo (tanto de un faldón que se muestre en la parte inferior del vídeo como un spot que se inicie antes o después. Esa es también, en este caso, la opción que ha elegido el dueño de las dos músicas que aparecen en dicho programa de televisión: elige recibir un trozo de los ingresos publicitarios que el vídeo genere.

Pero la productora de televisión ya pagaría al dueño de la música en su día, ¿no? Sí, pero no por reproducir eso en Youtube. Seguramente, firmarían una cesión de derechos solo para ese programa en ese canal de televisión, en este ejemplo, Antena 3 TV. Lo mismo pasa con el propio programa: la cadena debió de pagar a la productora por los derechos pero esta se reservaría los derechos para Youtube; de ahí que sean ellos quienes reclamen y no la cadena.

Reclamación que exige la retirada de tu vídeo:

reclamacion

Como ves en el pantallazo de arriba, en este caso el dueño de los derechos de un vídeo reclama que se retire por completo. En lugar de mantenerlo colgado en tu canal y llevarse los ingresos que la publicidad genere, prefieren borrar el vídeo.

Sí, sienta fatal que te quiten un vídeo, porque para ti a veces es importante desde el punto de vista sentimental o por la razón que sea. Pero si subiste un trozo de un programa de televisión o de una película, son sus creadores quienes deciden si quieren o no que eso esté subido así en tu canal. Y tienen todo el derecho del mundo a que así sea.

A veces sienta peor, porque lo que sucede es que el vídeo es de tu cosecha y, simplemente, la reclamación se hace porque en él aparece una música que no es tuya, y a la que quizá al subir el vídeo no diste importancia. En ese caso, puedes volver a subir el vídeo sin la música reclamada. De hecho, hay un montón de sitios donde conseguir músicas con licencia Creative Commons, cuyos dueños permiten usarlas si los citas adecuadamente en los créditos del vídeo.

En todo caso, si subes contenidos con derechos de autor, el dueño de músicas o imágenes tiene todo el derecho a reclamarte que lo quites o que los ingresos sean para el creador. Es lo justo. Y cada uno elige si opta por una fórmula u otra, dependiendo de mil cosas. Imagínate en el otro lado: alguien coge ese vídeo que creaste y subiste a la red con esfuerzo, y lo sube sin más a su canal como si fuera suyo. ¿Cómo te sentaría? ¿Y si además lo convierte en viral y gana dinero con la publicidad…? Seguro que reclamarías que el vídeo se borrase de ese canal o que los ingresos fuesen para ti por haberlo creado, ¿no

¿Cómo demonios han localizado mi vídeo, que es una gota en el mar de vídeos de Youtube? Pues a veces es una labor manual (los dueños buscan con los títulos de sus canciones, películas, actores…) y otras es un sistema complejo y automático llamado Content ID, una herramienta que Youtube pone al servicio de los creadores.

¿Qué consecuencias tiene que te reclamen por uno de tus vídeos? La primera vez que te pasa, te quitan algunas funciones del canal, en el que durante unos meses no te permiten obtener ingresos publicitarios, ni emitir en directo, ni tener vídeos en modo privado. Pero si reincides, a la tercera reclamación te pueden llegar a cerrar el canal.

Si quieres enterarte de cómo están tus funciones, pulsa el botón Estado y funciones, y verás algo similar a esto:

FuncionesYoutube

Cuando pase el período que Youtube te impone como sanción, tus funciones con el puntito rojo (deshabilitado) volverán a estar en verde. Eso sí, procura no volver a recibir una reclamación, pues entonces volverás a sufrir limitaciones.

¿Y si quien reclama se equivoca? Sucede con cierta frecuencia, sobre todo cuando quien reclama lo hace por medio del sistema automático, pues es un software el que detecta sonidos o imágenes previamente cargados en su base de datos y, a veces, falla. Si ese es el caso y no hay nada dentro del vídeo que sea de terceros, envía una contranotificación.

En la página en la que te dicen quién te ha reclamado (mira los pantallazos de ejemplo que pusimos más arriba), tienes un botón en la parte inferior derecha llamado “Envía una contranotificación”; al pulsarlo se te abre un formulario en el que puedes explicar el error que hayan cometido y añadir pruebas de que tú eres el único autor con derechos sobre esas imágenes y sonidos. Si lo que alegas es cierto, lo lógico es que el reclamante cancele su reclamación y tu canal de Youtube quede de nuevo con plenas funciones.

A veces también puedes escribir un mensaje directo al usuario que te reclama, con solo pulsar sobre su nombre de usuario (en ocasiones no es clicable porque no tiene canal de Youtube). Y siempre puedes comunicarte buscando su teléfono o email, si es una compañía, y escribirles de forma natural explicándoles tus alegaciones y por qué les pides que cancelen su reclamación.

Sin ánimo de pontificar, sí te aconsejamos que no subas a Youtube contenido de terceros sin su autorización previa (y, para tu tranquilidad, por escrito). Y si el creador cuyos derechos comprometen eres tú, haz lo que prefieras en función de tus intereses: si quieres que ese contenido que tú hiciste se difunda mucho, déjalo estar o pide simplemente que los ingresos publicitarios sean para ti. Y si prefieres que se borre, pídeselo a Youtube y así nadie usará tu creación si tú no lo quieres.

Si quieres aprender más o resolver dudas, este vídeo de Youtube lo explica con dibujos animados:

 

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.

Crea Cultura

Crea cultura es un movimiento de Atresmedia para prestigiar la propiedad intelectual, desde la perspectiva de concienciar a la sociedad de lo importante que es la creación para nuestro avance.
Etiquetado con: , , , , ,
Publicado en: copyright

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.