¿Por que maltratamos la creatividad, lo más humano del ser humano?

37861562 - creative writing, light bulb and many pencils on the table
Compartir

Este año tengo la suerte de pertenecer al jurado de un premio editorial, el del mejor libro de empresa otorgado por la red de conocimiento Knowsquare. Digo esto porque esa condición me ha puesto en una situación especial, me obliga a leer los libros que me tocan en suerte y exponerme a algunos que tal vez nunca hubiese escogido y esto realmente está abriendo mi visión a muchos retos del futuro incluso de temas que creía entender y que no era así.

De todos esos libros, los más retadores e inquietantes son los que tratan del papel que en el futuro tendrán las máquinas, las personas y la relación entre ambas. Yo no soy muy amante de la ciencia ficción, pero reconozco que ya hay hechos tecnológicos muy relevantes como el crecimiento de las “máquinas que aprenden” (learning machines), un área especialmente desarrollada de la inteligencia artificial y que tiene el potencial de crear consecuencias importantes en el trabajo de los seres humanos.

En el año 2013 un estudio de la Universidad de Oxford disparó todas las alarmas. Concluía que un 47% de los empleos actuales en Estados Unidos eran susceptibles de ser realizados por máquinas en el plazo de 20 años y esta cifra era incluso más alta en países europeos. La última cumbre de Davos también le dedicó mucho espacio a este tema y han proliferado los libros relativos al auge de los robots y a nuestra carrera, como especie que ha de competir con sus propias máquinas.

El estudio de Oxford se trasladó a una web donde puede verse la probabilidad de que un trabajo sea sustituido por una máquina a medio plazo. La estimación de esta probabilidad surge de hacer a cada profesión cuatro preguntas básicas. Estas preguntas son relevantes para el objetivo de este post y por eso las recojo a continuación:

  • ¿Tienes que encontrar soluciones inteligentes?
  • ¿Tienes que ayudar a otros personalmente?
  • ¿Tu trabajo implica meterse en espacios pequeños?
  • ¿Tu trabajo implica negociar?

Las preguntas muestran que hay espacios en los que las máquinas tendrán más dificultades, terrenos que seguirán siendo de “prioridad para los humanos” y que serán aquellas en los que haya que ser más creativo, tratar a otras personas o que sean físicamente complejos.

De hecho la cumbre de Davos de este año también creó su propia lista de las habilidades del ser humano que tendrían más demanda en 2020 en un mundo más tecnificado: solución de problemas complejos, el pensamiento crítico, la creatividad, la gestión de las personas, la coordinación con otros, la inteligencia emocional, saber enjuiciar y tomar decisiones, la orientación al servicio, la negociación y la flexibilidad cognitiva. Como se ve, todas ellas puramente humanas, pues mezclan la racionalidad con la gestión emocional, algo más alejado del alcance de las máquinas.

Un blog como este se centra en un tipo esencial de creatividad humana, la cultural, que nos da identidad y amplía nuestros horizontes vitales y el modo en que está siendo atacada y banalizada por fenómenos como la piratería y en general por la falta de respeto por la propiedad intelectual. Tras leer muchas de las entradas de este blog mi inquietud viene a conectarse con todo lo dicho antes: ¿estamos denigrando el principal espacio de actividad puramente humano como es el la creatividad? Ya no se trata de un enfoque económico o de rentabilidad a corto plazo de una obra; es algo más trascendente, más sagrado incluso, hablamos del respeto a la principal área puramente humana de progreso: la creatividad.

Si uno no puede ganarse la vida con lo que crea, si no puede protegerlo y las máquinas ocuparán poco a poco los trabajos más administrativos y rutinarios, ¿qué nos queda? ¿dónde nos refugiaremos? ¿cuál es el papel de los seres humanos? Esta será una de las preguntas claves de los próximos años y tal vez deberíamos volver a releer la reflexión a esa pregunta que Bertrand Russell se hizo en 1951: “¿Son los humanos necesarios?”.

Nota: Por si no hacéis el test de la web citada os anticipo que la probabilidad de que un autor o escritor sea sustituido por una máquina es del 3,8%; de un editor, del 5,5%; de un director de música y compositor, del 1,5%; pero de un juez llega al 40%, de un obrero en una fábrica de ensamblaje, un 95% y de un trabajador de telemarketing, del 99%.

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.

José de la Peña

José de la Peña es coach, escritor y ponente. Socio asesor de la agencia de comunicación Neolabels. Con experiencia de más de 30 años en el sector de las tecnologías es un apasionado del análisis del impacto que las tecnologías tienen en la sociedad y viceversa. Coautor del libro “La gran oportunidad. Las claves de la transformación digital de las empresas”.

Latest posts by José de la Peña (see all)

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: literatura

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.