¿Nos quedamos sin excusas para no pagar por cultura en internet?

64376099 - close up of a young man wondering
Compartir

Hubo un tiempo en que quienes más usábamos la Red nos quejábamos, con razón, de que apenas había contenidos de pago fáciles de consumir y a precios sensatos. Si querías ver un peliculón en tu casa, no tenías otra opción que buscarla en el mercado negro de internet. La encontrabas por P2P y te la bajabas.

Aquello pasó. Pero quedó la inercia. Quienes nos ofendíamos porque decíamos eso de “yo estaría dispuesto a pagar si me la pusieran a un clic y a un precio bajo“, vemos cómo se cumplió el deseo: hoy hay miles de películas y de canciones y discos fáciles de comprar o alquilar y a precios que cualquiera puede pagar.

Nuestro argumento moral se desinfló. Yo mismo lo tuve y lo mantengo cuando -cada vez pasa menos- te piden 14€ por un disco de hace 43 años. Pero son excepciones. Y a veces me sigo agarrando a ello para justificar lo que mi conciencia no digiere bien.

En general, la oferta creció muchísimo. De las tarifas planas de Netflix, Atresplayer, Movistar o Spotify, a los alquileres de 1 a 5 euros por películas recientes o antiguas en alta definición. Está plagado de cientos de miles de contenidos a buen precio.

¿Hay cosas que no están? Sí, y dueños de derechos que siguen sin querer poner su catálogo en la Red. Pero son cada vez menos, y es cada vez más mayoritaria la industria audiovisual que sí mira a internet como un mercado de presente al que enamorar, como pedía Álex de la Iglesia hace 5 años. Queda camino. Por ejemplo, que puedas alquilar una película en tu casa el mismo día que se estrena en los cines.

Hay terreno por recorrer en la industria, pero los consumidores tenemos una responsabilidad: consumir lealmente un producto si nos gusta y nos lo dan cómodo y a buen precio. ¿No era esa nuestra excusa cuando teníamos razón?

Ahora que nos ponen la película que queremos ver a 3€, ¿me sigo agarrando a lo de que es un abuso? A mí no me sale. Me sale pagar y me da placer hacerlo porque con ese gesto pequeño colaboro a que más tenedores de derechos vean que al otro lado de sus miedos no hay una realidad que les dé la razón. Lo del precio es muy subjetivo, pero en un mundo en el que una copa te cuesta 6 euros (si hablamos de una gran ciudad, más), a mí me parece que pagar 3 euros entre varios por dos horas de sofá, peli y manta es un trato justo.

Internet te permite escaquearte de pasar por caja casi siempre que quieras hacerlo. Y ahí es donde la decisión recae en ti, en mí. Si criticamos a la industria que no quiso ofrecer sus productos a buen precio, ahora que sí lo hace…¿no deberíamos ser fieles a nosotros mismos y pagar por ellos?

Si no lo hacemos, quienes tienen los derechos de productos culturales, que han parido con esfuerzo y mucha inversión, comprobarán que no hay mercado en internet, sino una red que atrapa sus opciones de vivir de su creación. Si compramos o alquilamos ese disco, ese ebook o esa película o serie, estaremos colaborando a que quienes nos divierten con la cultura puedan ganar dinero con ello y seguir creando. Al comprar lo que tiene un precio que creemos justo, estamos apoyando que se produzca nueva cultura. Es una decisión íntima que está en el ratón de cada uno, en cada salón y en cada clic. El futuro también depende de ti y de mí. A mí me sale animarte. Está en tu mano ;).

Pablo Herreros

Socio-Director at Goodwill Comunicación
Pablo Herreros es periodista y socio de Goodwill Comunicación, desde donde lleva 20 años asesorando a empresas. Pablo es bloguero en 'Comunicación se llama el juego' y autor del libro 'El poder es de las personas'.
Etiquetado con: , , , , , , , , , , ,
Publicado en: Internet
  • Juanra Doral

    Estoy de acuerdo. Yo hoy en día pago por spotify y Netflix, y tan feliz. Pero sigue habiendo un largo camino. compro un ebook en Kindle y me cuesta poco más que el de papel. Y me lo tengo que auto piratear para que lo pueda leer mi mujer en el suyo. Demencial.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.