Streaming y autores. Los ingresos de los músicos en la era digital

ingresos_autores
Compartir

Geoff Barrow, productor y fundador junto a Beth Gibbons de Portishead, legendaria formación de Bristol, aclamada y reconocida en todos los rincones del planeta y referencia indispensable de la música electrónica de los últimos veinte años, criticó hace bien poco en su cuenta de Twitter los exiguos ingresos que su banda estaba percibiendo de los servicios de streaming. Aseguraba que tan sólo habían recibido 2.370 euros por 34 millones de reproducciones, después de impuestos, y agradecía con fina ironía a plataformas como Spotify, YouTube o Apple que vendieran su música a un precio “tan barato”.

Si una banda, ya mítica, y mundialmente conocida como Portishead solo obtiene esos pequeños ingresos por la comercialización de su música a través de plataformas de streaming, ¿qué podría ingresar un grupo mediano o pequeño en España? La pregunta no resulta difícil de responder. Poco. Muy poco. Digamos que, aproximadamente, 0,005 euros por reproducción.

Pero no sólo se han escuchado las críticas de Barrow. El líder de Talking Heads, David Byrne también ha sido muy duro con los servicios de streaming desde su columna en The Guardian, grupos y cantantes como Metallica, Lady Gaga o The Black Keys han alzado la voz en forma de protesta, y artistas tan carismáticos e influyentes como Thom Yorke, líder de Radiohead, han abandonado Spotify dejando tras de sí duras críticas sobre el modelo de reparto para los artistas. “Los mismos de siempre tratando de hacerse con el negocio de la distribución digital”, en clara referencia a las grandes compañías discográficas.

Pero, ¿son las plataformas digitales o las compañías discográficas las encargadas del reparto? ¿Hacia quién deberían apuntar las críticas de los creadores musicales? Desde que a finales de los años noventa la piratería invadiera la industria musical como un virus sin vacuna y el formato físico de reproducción musical pasase a ser un producto marginal (el CD) o para coleccionistas (el Vinilo, aunque las ventas aumentaron un 54,7 por ciento en 2014) artistas, autores y compañías discográficas pusieron todo su foco y concentración en la búsqueda de nuevos modelos de distribución digital. Había que adaptarse con urgencia al cambio.

Después de infinidad de probaturas y ensayos sin éxito han pasado los años y ya existen numerosas compañías nativas digitales que han consolidado formas de pago por reproducción musical; Pandora, Deezer, Rhapsody, Rdio, Simfy, etc. Entre todas ellas, Spotify quizá representa mejor que ninguna el cambio de paradigma en el consumo de música ofreciendo una experiencia que ha seducido a casi veinticinco millones de usuarios en todo el mundo. Una alternativa posible al “todo gratis” mediante la publicidad y los servicios Premium.

Cada vez que un artista abandona Spotify, crítico con el sistema de reparto de beneficios, olvida que son las grandes compañías discográficas, accionistas de la compañía de Daniel Ek, las que perciben el 70% de los ingresos generados en la plataforma y las encargadas de repartir ese montante entre los autores. De ese porcentaje, los artistas perciben en torno a un 15%, en el caso de las multinacionales de la industria musical, y un porcentaje algo más generoso cuando se trata de sellos independientes.

Nos encontramos ante un cambio sin cambio porque los autores, a pesar de la profunda transformación de la industria musical en términos de marketing, producción y distribución, siguen dependiendo de la intermediación de las mismas compañías que hace dos décadas vendían sus trabajos en las tiendas de discos.

La forma de consumir música ha cambiado. Radicalmente. Es un hecho. Y ya hay herramientas, dispositivos y soportes para poder escuchar cualquier canción, cuando se quiera y en el lugar que se quiera. El sueño de cualquier melómano. Solo queda afinar y equilibrar un modelo de distribución digital que continúa premiando a las Majors y penalizando a los verdaderos y fundamentales protagonistas del negocio: los creadores.

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.

Tomás García de la Plaza

Ha desarrollado su carrera en Internet en compañías como Orange, Prisa, Prisacom, RTVE y Microsoft desde 1999. Actualmente lidera proyectos de Radio Online como Nanosónico Radio o Radio Gladys Palmera.

Latest posts by Tomás García de la Plaza (see all)

Etiquetado con: , , , , , , , , , ,
Publicado en: música, streaming

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.