El penúltimo invento cubano: Netflix sin Internet

cuba
Compartir

Más de medio siglo de dictadura y 25 años de grave crisis económica -unidos al ingenio caribeño- han dado alas a la creatividad cubana. Decenas de majestuosos Cadillac o Chevrolet de los 50 siguen rodando gracias a componentes de lavadoras o refrigeradores retocados al efecto; las planchas de la ropa sirven también para cocinar; las bandejas metálicas de cafetería funcionan como parabólicas; y, desde hace unos pocos años, los hogares cubanos pueden disfrutar de un enorme catálogo on demand de entretenimiento digital tipo Netflix, Movistar o Wuaki, pero sin acceso a Internet…

El penúltimo invento cubano se llama “Paquete Semanal” y consiste en un Terabyte (1.000 Gigas) de contenido premium pirateado: películas de estreno, series de moda (mayoritariamente americanas o españolas), libros, revistas, apps para móviles, programas informáticos, y hasta webs completas offline que se renuevan cada semana y se ofrecen directamente a domicilio o desde la trasera de tienditas de arreglo de móviles en toda Cuba. Los usuarios pueden elegir a la carta lo que les interesa y grabarlo en sus discos duros o pendrive desde 1 CUC (pesos convertibles, equivalentes a dólares) por semana – un dineral teniendo en cuenta que el sueldo medio en Cuba es de unos 20 CUC.

Y a partir de aquí empieza el misterio: ¿quién lidera este millonario negocio? Algunos dicen que se dirige desde Miami, que es donde tienen la banda ancha y los satélites para bajarse fácilmente todos los contenidos; otros apuntan a algún privilegiado en Cuba con acceso a Internet en casa, y otros señalan incluso al Gobierno cubano, que sorprendentemente hace la vista gorda a un servicio masivo, ilegal (o alegal, dado el vacío de la ley de propiedad intelectual cubana en el área digital) y muy contrarrevolucionario, teniendo en cuenta los contenidos prohibidos que se distribuyen: desde las películas de Hollywood más ‘imperialistas’ hasta producciones cubanas no admitidas por el ICAIC.

Cierto que el Gobierno de Raúl Castro ha lanzado un ‘Paquete’ alternativo y oficial (“Mi Mochila”), con contenidos supervisados y aprobados por el Régimen, pero -como era de prever- no ha tenido ningún éxito. Y, dadas las enormes dificultades que atraviesa la isla, el Gobierno quizá haya preferido no hacer nada más de momento contra un servicio tan mayoritario y querido por los cubanos… Una contradicción que, por supuesto, ha merecido el cachondeo del famoso programa cómico de la TV cubana “Vivir del cuento” en el que se bromea con la inopia de los inspectores de barrio del Partido Comunista hacia el fenómeno del ‘Paquete’.

Era fácil prever que, en una situación así, un servicio legal como Netflix no tendría mucho recorrido. La famosa plataforma de VOD norteamericana anunció el lanzamiento de sus operaciones en la isla el pasado 2015 en un movimiento que parecía más un gesto de cara a la galería, en medio del deshielo EEUU- Cuba, que una realidad. Especialmente si tenemos en cuenta que menos del 5% de los cubanos (funcionarios o profesionales con permiso especial) tiene acceso a Internet en sus hogares, a una velocidad desesperante y a ¡2 dólares por hora! – el mismo precio de los accesos WIFI públicos en algunas ciudades. Y contando también con que el servicio de Netflix se ofrece por 7,99 dólares al mes, un precio inviable para la gran mayoría.

El anunciado despliegue de Internet en más hogares cubanos (previsiblemente lento, como todo en la isla) y su progresiva rebaja de precio contribuirán poco a poco a normalizar la realidad digital de Cuba. Pero se requerirá mucho más esfuerzo por todas las partes para que la distribución de contenidos digitales se regularice y se convierta en un negocio sostenible, también para sus autores (extranjeros o cubanos)… La generalización del acceso Internet en tarifa plana a bajo precio, el aumento drástico de la velocidad de acceso a contenidos pesados como el vídeo, y la proliferación de servicios online tan completos y versátiles como ‘El Paquete’ a precios accesibles para cubanos contribuirán a ello, al igual que ha ocurrido en España, Europa y todo el mundo.

Los cubanos, de momento, ya están acostumbrados a que los contenidos de calidad cuestan. Solo falta ofrecerles un servicio competitivo con el que ya disfrutan. Mientras tanto, se buscarán la vida. Como siempre.

 

Créditos de la imagen: tgraham

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.

Rosalía Lloret

Rosalía Lloret es Directora de Relaciones Institucionales de la Online Publishers Association Europe y asesora independiente de Estrategia y Transformación Digital en España y Latam. Anteriormente, fue directora general de Estrategia y Desarrollo Digital y miembro del Comité de dirección en Prisa Noticias (El País, AS, Cinco Días...), Unidad Editorial (El Mundo, Marca, Expansión...) y RTVE, desde donde creó y puso en marcha la nueva web rtve.es, la TVE a la carta y la estrategia digital en todas las
plataformas de la Radio Televisión pública.
Licenciada en Periodismo (Complutense) y Máster en Periodismo (El País) y en Política
y Economía Global (London School of Economics) Rosalía estuvo vinculada la fundación y desarrollo inicial de algunos de los grandes proyectos pioneros de Internet en España: Terra.es y Ya.com

Latest posts by Rosalía Lloret (see all)

Etiquetado con: , , , , , , , , ,
Publicado en: Derechos de Autor, Internet

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.