La oportunidad que supone Netflix para la industria española

netflix_españa
Compartir

Netflix ya es una realidad en España. Llega dispuesto a hacer ruido. Sabe que su valor está en la imagen de marca.  La compañía norteamericana ha convertido su nombre y su logotipo en sinónimo de una nueva experiencia de consumo televisivo. Su modelo se asemeja al de un vídeoclub gigante, con una cartera contundente de ficciones, cinematográficas y televisivas, para mayores y niños.

El éxito de su fórmula de contenidos bajo demanda estriba en la calidad de su plataforma: fácil, intuitiva y con gran definición de imagen. También que ha sido hábil a la hora de producir productos propios, ya sean nuevos (“House of cards”, “Orange is the new black”, “Sense8″) o reciclando series míticas. Esto último incluso ha sido la pirueta de marketing definitiva de cara a consolidar su imagen, porque, para Netflix, dar luz verde a una resurrección de “Padres forzosos” se ha convertido en una campaña de publicidad internacional gratuita por obra y gracia del poder de la nostalgia. Todos los medios se han hecho eco de ello, todos hablan de Netflix.

El alunizaje de la plataforma en España es efectista por los muchos años en los que se ha ansiado su llegada, provocando constantes especulaciones y, de paso, idolatrando a la compañía desde nuestro país, que es uno de los que menos costumbre tiene de consumir legalmente ficción online. A pesar de que los precios son muy asequibles y te permiten una experiencia de usuario muy gratificante. Pero España sigue siendo muy “pirata”, de ahí la reticencia de Netflix a llegar a nuestros dispositivos.

El reto de Netflix es, más allá de congregar a la minoría que ya estaba enamorada de la marca, convencer a la masa de las ventajas que conlleva ver series, cine o dibujos animados cómo y cuándo quieras. Sólo pagando al mes 7,99 euros en su oferta básica.

En su contra, juega que sus ficciones de referencia, “Orange is the new black” o “House of cards” no se encuentran, paradójicamente, en su catálogo español. Las tiene su competencia directa, Movistar +, pues antes de desembarcar en España, Netflix vendió los derechos a Canal Plus. Es de suponer que esto se solucionará en un futuro muy próximo, pues el gigante norteamericano dejará de ofertar los derechos de sus series a otras plataformas patrias.

Ahora mismo, Movistar+ es el principal rival de Netflix en España, contando con gran poder de asentación en muchos hogares y desarrollando producción propia. También, en menor medida, Wuaki, TotalChannel, Filmin o Atresplayer, que son las compañías pioneras en nuestro país en el vídeo bajo demanda. Son ellas las que están haciendo un trabajo de fondo para divulgar las ventajas del consumo legal.

Netflix se incorpora ahora, pero sólo revolucionará el consumo de pago en España si también se decide a generar producción propia aquí, ofreciendo a la audiencia contenidos próximos que de otra forma serían imposibles. O impensables para las televisiones generalistas: historias más transgresoras, más arriesgadas e incluso apostando por producciones de autor e invirtiendo en nuevas generaciones de realizadores. Ahí está la verdadera oportunidad: que se consiga animar al público español a abonarse por una ficción española atractiva y no sólo por fútbol.

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.

Borja Terán

Licenciado en Periodismo. Explora la TV y las redes. Escribe en Lainformacion.com y lleva las riendas de la sección televisiva de La Mañana de Cope.Su experiencia profesional está vinculada a los contenidos en distintos soportes: como redactor, ayudante de realización, productor y responsable de la estrategia online de diferentes proyectos. Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias.
Publicado en: cine, Series

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.