Sensibilización frente a la piratería

top_manta
Compartir

Ha vuelto a ocurrir: El delegado del gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, fue sorprendido el fin de semana mientras que con su familia compraba un CD pirata a un mantero.

Podría parecer anecdótico pero es mucho más serio de lo que parece: mientras que el señor Urquijo se excusaba afirmando que el hecho pertenecía a su “vida privada”, ya que se encontraba con su familia “y no actuando como delegado del Gobierno”, y se revolvía agregando que la publicación de esta información “solo busca hacer daño personal y político”, los representantes de las industrias culturales no salimos de nuestro asombro.

Esta actitud es, precisamente, la que ha colocado a España en los primeros puestos del ranking mundial como país que no respeta la propiedad intelectual.

Según la Organización mundial de la propiedad intelectual, la sensibilización ciudadana frente a la piratería es una de las estrategias esenciales para combatir este DELITO, así en mayúsculas pues la venta de CD’s y DVD’s piratas infringe el artículo 270 del C. Penal y el Delegado del gobierno parece ignorarlo además de despreciar las normas existentes en lo que se refiere a la venta ambulante.

La cultura del “Todo gratis” se ha instalado en España, precisamente por este desprecio a la más mínima ética y no es la primera vez que ocurre:

Mientras que en todo el mundo civilizado, los Estados aprobaban leyes o implementaban Directivas para proteger la propiedad intelectual al tiempo que lanzaban mensajes claros frente a la piratería, en España, el gobierno retiraba una propuesta para modificar los artículos 16 y 17 de la LSSI con el fin de crear un modelo de “Colaboración entre prestadores de servicios de intermediación de la sociedad de la información y titulares de derechos de propiedad intelectual frente a actividades vulneradoras de derechos de propiedad intelectual en el ámbito de la sociedad de la información “; esta reforma, procedente del Plan integral del gobierno para reducir la piratería aprobado en 2005 hubiera ayudado a dar los primeros pasos, sin embargo, el Gobierno de Rodríguez Zapatero se asustó ante las primeras reacciones de las asociaciones de Internautas y, como he dicho, retiró la propuesta; similar situación vino a ocurrir de nuevo a finales de 2011: “José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró ayer en una entrevista radiofónica que decidió bloquear la aprobación de la ley Sinde principalmente por la “gran contestación en las redes sociales” a la normativa sobre descargas de contenidos en Internet”. (Expansión, 13 de diciembre de 2011).

No es el único, la imagen de Carlos Urquijo tiene un precedente en su jefe de filas y Presidente del Gobierno quien fue sorprendido levantando el pulgar como señal de aprobación a una fila de manteros, fotografía que fue publicada en la revista Tercer mercado en noviembre de 2014; el concejal de Cooperación Internacional y líder municipal de IU en Gijón, Jesús Montes Estrada «Churruca», asumió la defensa de los inmigrantes que ejercen de manteros en la «Semana negra» pidiendo «un trato de gran flexibilidad» que garantice la posibilidad de que puedan ejercer la venta, aunque sea ilegal, en el ferial gijonés; las alcaldesas de Barcelona y Madrid han asumido igualmente un papel defensor de estas actividades dando carta de naturaleza a los manteros frente a los representantes del comercio legal que exigen iguales condiciones para todos: Si para abrir una tienda, hay que pagar impuestos y someterse a diversas autorizaciones, la manta debería pasar por lo mismo, además de no vender productos ilícitos. Son muchos los casos que podría relatar de Alcaldes que confundiendo caridad con rigor, han permitido la proliferación de los conocidos manteros por nuestra geografía, fenómeno que sólo ocurre en nuestro país dentro de Europa, y a ellos, podríamos sumar acuerdos de gobierno judiciales que deciden unilateralmente que no van a perseguir esas actividades en aplicación del C.Penal y otras muchas, únicas de nuestra España.

Esto no es así en otros países: en ciudades como Pisa o Florencia, los transeúntes que compren a los vendedores ambulantes pueden ser multados hasta con 10.000€ y prácticamente todos los dirigentes de los países de nuestro entorno se han manifestado abiertamente contra la piratería: desde el Presidente Obama hasta la Reina de Inglaterra pasando por Sarkozy, Merkel, Cameron o Berlusconi. En nuestro país, los Presidentes del Gobierno, como he señalado, están lejos de realizar tales manifestaciones y las realizadas por algunos de los Ministros de Cultura fueron a menudo “matizadas” por otros miembros del gobierno. Quizá por ello, la piratería se está reduciendo en Europa mientras que en España y de acuerdo con los datos del Observatorio de La Coalición, no para de aumentar.

Hace unos días recordaba la necesidad de mejorar la sensibilización de los ciudadanos con campañas educativas o incluyendo en los planes de estudio de los colegios e institutos, contenidos que muestren el valor de la propiedad intelectual e industrial y el impacto tan negativo que la piratería tiene para nuestra sociedad y, como todos sabemos, el ejemplo es la mejor enseñanza y tiene la ventaja de poderse practicar tanto en el ejercicio de la función pública como en el desarrollo de la vida privada.

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.

José Manuel Tourné Alegre

Abogado en ejercicio desde octubre 1984, Licenciado en Derecho por la universidad Complutense de Madrid, Diplomado en Propiedad Intelectual e Investigador Mercantil.
Director General de la Federación para la Protección de la Propiedad Intelectual (FAP), Presidente de la Unión Videográfica Española (UVE) y consejero de la International Video Federation (IVF).

Latest posts by José Manuel Tourné Alegre (see all)

Etiquetado con: , , , , ,
Publicado en: pirateria, Sin categoría

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.