Redes sociales y la propiedad intelectual, condenados a entenderse

mono_twitter
Compartir

Puede parecer que en las redes sociales prima la ley de la Jungla, el todo vale, utilizo cualquier contenido sin preocuparme de su origen, auditoría y licencia. Sin embargo, esto no es así, de hecho es todo lo contrario, debemos ser conscientes que todo contenido tiene un autor, un posible titular de derechos y la propia red social tiene mucho que decir en todo aquello que subamos a la misma. Por eso hay que tener muy presente dos aspectos importantes.

En un primer lugar, cuando aceptamos las condiciones de uso de las plataformas, esa gran mentira de “acepto las condiciones” (porque somos pocos los que nos las leemos), aceptamos en muchas ocasiones la cesión de los derechos de los contenidos que allí publiquemos a estas grandes multinacionales de internet. Por ello, seamos conscientes de esa cesión de derechos, utilicemos la red social en nuestro propio beneficio, difundamos aquello que personal o profesionalmente nos interese y queramos compartir con todos nuestros seguidores/as, pero seamos conscientes, reitero, de esta cesión. Además, si lo que vamos a subir a una red social no es contenido propio, sino de un tercero, hay que saber si la licencia de esos contenidos nos permiten subirlo a las redes sociales, o si el autor autoriza dichos usos. Tenemos que evitar disgustos a posteriori por compartir contenido no autorizado y del que las propias redes sociales, en esa letra pequeña, ya se encargan de responsabilizarnos porque no cumplamos con las licencias de los contenidos que publicamos.

En segundo lugar, las propias redes sociales tienen sus sistemas para que podamos compartir el contenido y difundirlo con quien nosotros deseamos. Si lo que deseas es descargarte un contenido y utilizarlo para otras finalidades, por mucho que lo hayamos encontrado por la red social, no vale esa “leyenda urbana” de todo es público y lo puedo utilizar. Es decir, tenemos que contar con el beneplácito de su autor, o del titular de los derechos o de la propia red social.

Son muchas ya las ocasiones en los que los tribunales de unos cuantos países han resuelto sobre casos de propiedad intelectual, o más bien sobre vulneraciones de propiedad intelectual de autores por parte de otros usuarios de las redes sociales. Famoso es el caso del fotógrafo haitiano Daniel Morel, que publicó varias imágenes en Twitter tras el terremoto ocurrido en Puerto Príncipe y que ganó una demanda a las agencias AFP y Getty Imágenes por los derechos de autor de sus fotografías, al descargar, utilizar y vender dichas agencias estas fotografías sin su permiso; o también la discusión generada este verano por la autoría de la fotografía de un mono y los derechos de autor de la misma.

Aunque nos pueda parecer, reitero, que en Internet en general y en las redes sociales en particular no haya reglas para publicar, utilizar y compartir contenidos, esto no es que no sea del todo cierto, sino que es falso y genera un verdadero riesgo para quien lo realiza. Debemos conocer los derechos que nos asisten, las cesiones que realizamos y las licencias de los contenidos. Podemos tener una presencia digital exquisita sin incumplir ni vulnerar los derechos de autor, ya sea por utilizar las herramientas pertinentes o servirnos de contenidos que permiten esos usos por sus autores.

Servirnos, por ejemplo de repertorios libres que sus autores a través de licencias libres como Creative Commons permiten usos incluso comerciales de las mismas, siempre y cuando, por supuesto cumplas con los derechos morales irrenuciables e inalienables como puede ser el derecho de reconocimiento, esto es, una regla básica, citar quien es el autor del contenido publicado.

Jorge Campanillas

Socio Abogado Iurismatica Abogados y responsable del portal eventosjuridicos.es

Latest posts by Jorge Campanillas (see all)

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Creative Commons, propiedad intelectual, Redes Sociales

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín y recibe puntualmente nuestros últimos posts.

Al suscribirte declaras haber leído y aceptado nuestra advertencia legal.